Bulto detrás de la oreja: causas, síntomas y tratamiento

Mano de un médico evaluando el bulto detrás de la oreja de un paciente

Si alguna vez has descubierto un bulto o una bolita detrás de tu oreja, es comprensible que puedas sentir preocupación. Sin embargo, es importante recordar que la mayoría de las veces, estos bultos son inofensivos y tratables. En este artículo, exploraremos las causas comunes de los bultos detrás de la oreja, los síntomas asociados y cómo abordarlos adecuadamente.

Tipos de bultos en la oreja y sus causas

¿Por qué tengo un bulto en el oído? Los bultos en el oído pueden tener varias causas. Las más frecuentes incluyen quistes, colesteatoma y tumores

• Los quistes son estructuras parecidas a sacos en el tejido llenas de líquido, aire u otras sustancias.

• El colesteatoma es un crecimiento de piel que se desarrolla en el oído medio, a menudo como resultado de infecciones persistentes en el oído.

• Los tumores, por otro lado, son crecimientos anormales de células, que pueden ser cancerosos o no cancerosos.

Bulto en el lóbulo de la oreja

Los bultos en el lóbulo de la oreja pueden tener varias causas. Una de las más comunes es un quiste, que es una protuberancia llena de líquido que a menudo se forma debido a glándulas sebáceas obstruidas. Estos quistes pueden ser sensibles al tacto, especialmente si se inflaman o infectan. Otra causa frecuente de bultos en el lóbulo de la oreja, especialmente en personas que se han perforado las orejas, es un queloide. Los queloides son crecimientos excesivos de tejido cicatricial que pueden aparecer después de que la piel ha sido lesionada. Pueden causar picazón, dolor y seguir creciendo con el tiempo. Los abscesos son otro tipo de bulto que puede desarrollarse en el lóbulo de la oreja, generalmente como resultado de una perforación infectada en la oreja. Este cúmulo de pus puede ser bastante doloroso y sentirse caliente al tacto, a menudo requiere intervención médica.

Bulto detrás del lóbulo de la oreja

Los bultos que aparecen detrás del lóbulo de la oreja suelen ser ganglios linfáticos inflamados, indicativos de una infección u otra afección médica. Otra causa común es un quiste sebáceo, que es un bulto benigno y no canceroso lleno de una sustancia amarillenta llamada sebo o a veces pus. Por lo general, los quistes en el oído se presentan como pequeños bultos redondos bajo la piel. Pueden variar en tamaño desde unos pocos milímetros hasta varios centímetros de diámetro. Mientras que algunos quistes en el oído pueden ser indoloros, otros pueden causar molestias, especialmente cuando se infectan o se rompen. Menos comúnmente, las personas pueden encontrar un osteoma, que es un crecimiento óseo benigno; se siente como un bulto duro e inmóvil.

Bultos por piercing infectado en la oreja

Después de realizarse un piercing en la oreja, algunas personas pueden notar la aparición de granulomas, que son pequeños bultos rojizos que se forman debido a una sobreproducción de tejido en respuesta a la herida. De manera similar, en el lugar de la perforación también puede desarrollarse un granuloma piógeno, que es un bulto que crece rápidamente, a menudo sangra y puede presentarse en tonos rojos o morados. Este tipo de lesión no es cancerosa, pero puede resultar molesta.

Bulto dentro de la oreja

Los bultos dentro del canal auditivo pueden ser particularmente incómodos. Un crecimiento de este tipo es una exostosis, un crecimiento óseo que a menudo resulta de la exposición frecuente al agua fría, lo que se conoce coloquialmente como "oído del surfista". Otra afección, la otitis externa o el "oído del nadador", causa hinchazón dentro del canal debido a una infección. Ocasionalmente, un bloqueo de cerumen en el oído puede crear una sensación similar a un bulto a medida que el cerumen se acumula y se endurece en el canal. Rara vez, un tumor llamado ceruminoma, que se origina en las glándulas que producen cerumen, también puede formar un bulto en el canal. Además, los bultos en el oído medio pueden deberse al colesteatoma, un crecimiento anormal y no canceroso de la piel que se desarrolla detrás del tímpano. A menudo es resultado de infecciones repetidas en el oído o de una disfunción en el tubo de Eustaquio que evita un drenaje adecuado. Con el tiempo, un colesteatoma puede aumentar de tamaño y destruir los delicados huesos del oído medio, lo que conlleva a la pérdida de audición.

Bulto delante de la oreja

En el oído externo o pabellón auricular, una persona podría experimentar la condrodermatitis nodularis helicis (CNH), que es un nódulo doloroso que a menudo resulta de presión o traumas repetidos. El carcinoma de células basales y el carcinoma de células escamosas son tipos de cáncer de piel que pueden manifestarse como bultos o llagas en el oído externo. Estos requieren atención médica inmediata y evaluación.

Causas comunes del bulto detrás de la oreja

Existen varias razones por las cuales podrías desarrollar un bulto detrás de la oreja. A continuación, te presentamos algunas de las causas más comunes:

1. Infecciones

Numerosas infecciones, tanto bacterianas como virales, tienen la capacidad de desencadenar hinchazón en el área del cuello y la cara, lo que puede manifestarse como un bulto detrás de la oreja. Ejemplos de estas infecciones abarcan la faringitis estreptocócica, la mononucleosis infecciosa, el sarampión y la varicela. Más raras infecciones como el VIH y el SIDA.

2. Mastoiditis

Se trata de una infección del oído de carácter grave que, si no recibe el tratamiento adecuado, puede propagarse al hueso mastoides situado detrás de la oreja, dando lugar al problema conocido como mastoiditis. Aunque es más común en niños, constituye una afección seria que demanda atención médica, generalmente con antibióticos, y en ocasiones, evaluación por parte de un otorrinolaringólogo. En algunos casos, puede provocar la formación de quistes llenos de pus, perceptibles como bultos.

3. Quistes sebáceos

Estos quistes, que son pequeñas bolsas repletas de un líquido semejante a la grasa, pueden aparecer en diversas partes del cuerpo, incluido el área detrás de la oreja. Aunque en su mayoría son inofensivos, ocasionalmente pueden infectarse, ocasionando enrojecimiento, dolor y aumento de tamaño. Es característico que estos quistes sean móviles, permitiendo que se desplacen de un lado a otro.

4. Acné

El acné es una afección cutánea sumamente común, especialmente entre la población joven. En esta condición, los poros y folículos de la piel se obstruyen debido a la acumulación de aceite y células muertas, generando una capa llamada comedón. Esta obstrucción puede derivar en la formación de un bulto en la piel, que podría infectarse e inflamarse, incluso detrás de la oreja.

Chico con dolor de oído
5. Otitis media

La otitis media, otro término para una infección del oído, puede manifestarse como una acumulación de líquido dolorosa y la consiguiente hinchazón. Estos síntomas pueden conllevar al surgimiento de un bulto visible detrás de la oreja. En general, se recurre al uso de antibióticos para aliviar los síntomas y eliminar la infección.

Más sobre otitis media

6. Absceso cutáneo

Un absceso se origina cuando las células o tejidos en una determinada región del cuerpo se infectan. En respuesta a la infección, el organismo moviliza glóbulos blancos hacia la zona afectada, lo que, como consecuencia, lleva al desarrollo de pus, una sustancia espesa similar a un líquido. Los abscesos son notoriamente dolorosos y tienden a estar calientes al tacto.

7. Lipomas

Los lipomas son bultos grasos completamente inofensivos que se forman debajo de la piel y pueden aparecer en distintas zonas del cuerpo. Su tamaño varía desde el de un guisante hasta unos 2-3 centímetros de diámetro, y, en comparación con los quistes cutáneos, tienden a encontrarse en una posición más profunda de la piel y presentan una textura más suave.

Doctora buscando ganglios detrás de la oreja de una paciente
8. Ganglios inflamados

Cuando los ganglios linfáticos detrás de la oreja, conocidos como ganglios linfáticos auriculares posteriores, se inflaman, suelen sentirse como pequeños bultos indoloros del tamaño de un guisante detrás de la oreja. Esto suele ser una respuesta del organismo a la exposición a posibles bacterias y virus. Por lo general, estos ganglios deben ser indoloros y recuperar su tamaño normal en un plazo de 2 a 3 semanas, lo que suele estar asociado a una infección en la piel o el oído en esa área.

Más sobre ganglios inflamados

Cuándo acudir al médico

Médico con estetoscopio

Deberías buscar atención médica en caso de que experimentes alguna de las siguientes situaciones, a pesar de que la mayoría de los bultos detrás de la oreja sean inofensivos y tiendan a desaparecer por sí solos en unas pocas semanas:

  • El bulto no mejora después de 2-3 semanas.
  • El bulto causa dolor o presenta secreción.
  • El bulto aparece de manera repentina e inesperada.
  • El bulto aumenta de tamaño o cambia su forma.
  • El bulto se siente inmóvil o parece estar fijo detrás de la oreja.

Experimentas otros síntomas, como fiebre, malestar general o pérdida de peso.

Por lo general, un profesional de la salud diagnosticará el bulto a través de un sencillo examen físico y, si es necesario, te recetará tratamientos como antibióticos. En ocasiones, puede ser requerida una evaluación adicional o la realización de pruebas de imagen, como radiografías o resonancias magnéticas.

Tratamiento para un bulto detrás de la oreja

El enfoque terapéutico para un bulto detrás de la oreja varía dependiendo de la causa subyacente:

Absceso

En algunos casos de absceso, se requiere un procedimiento de drenaje simple para eliminar la acumulación de pus. Para situaciones más complicadas, podría ser necesario un enfoque quirúrgico, con una mayor probabilidad de incluir antibióticos debido al riesgo de infección.

Quistes sebáceos

Estos quistes, generados por la obstrucción de las glándulas sebáceas, generalmente no demandan tratamiento. No obstante, si provocan sensibilidad o hinchazón, se aconseja buscar atención médica.

Acné

En su mayoría, los casos de acné responden bien a tratamientos tópicos. Sin embargo, cuando el acné es severo, podría requerirse un enfoque más específico y controlado por un dermatólogo.

Dermatitis

Para abordar la dermatitis, suele recomendarse el uso de lociones o cremas para aliviar la picazón y la incomodidad. En caso de infección por hongos, pueden sugerirse agentes antimicóticos. Un baño relajante con sales de Epsom, bicarbonato de sodio o avena cruda también puede proporcionar consuelo.

Ganglios linfáticos inflamados

Cuando los ganglios linfáticos están inflamados, el tratamiento se centra en la causa subyacente de la hinchazón, lo cual podría involucrar el uso de antibióticos o, en ocasiones, requerir una biopsia.

Mastoiditis

En caso de mastoiditis, se instaura de inmediato un tratamiento con antibióticos, y en situaciones particulares, podría ser necesario realizar un procedimiento para drenar el oído medio o extraer parte del hueso mastoideo.

Otitis media

El tratamiento de la otitis media aguda a menudo incluye analgésicos y, en algunos casos, antibióticos para combatir la infección.

Tumor benigno

El tratamiento de estos tumores puede variar según el tipo y la ubicación, pero la cirugía suele ser una opción común para extirpar el tumor, especialmente en casos de adenomas ceruminosos. Algunos tumores benignos pueden no requerir tratamiento activo, y la observación cuidadosa puede ser una estrategia adecuada, especialmente si no causan síntomas significativos.

Cáncer maligno

Los crecimientos cancerosos malignos pueden abordarse mediante quimioterapia o radiación. El tratamiento específico dependerá del tipo de cáncer y su etapa de desarrollo.

Bulto detrás de la oreja y coronavirus

Según los expertos, no hay evidencia científica que sugiera que un bulto detrás de la oreja sea un síntoma del coronavirus. Si notas un bulto en esa área, es fundamental que consultes a un profesional de la salud para descartar otras posibles causas.

Recomendaciones para tratar bultos

El tratamiento para bolitas, protuberancias o bultos detrás de la oreja depende en gran medida de su causa. Aquí hay algunas pautas generales:

  • No automedicarse: Evita la tentación de recurrir a remedios caseros o medicamentos sin receta sin la orientación de un profesional de la salud.
  • Mantener el área limpia: La limpieza adecuada puede prevenir infecciones si el bulto se rompe o drena. Utiliza agua tibia y jabón neutro, y seca suavemente con una toalla limpia.
  • No apretar: No intentes exprimir o perforar el bulto, ya que esto podría empeorar la situación y causar una infección.
  • Consultar a un especialista: Si el bulto persiste o te genera preocupación, es esencial acudir a un centro de salud y consultar con un dermatólogo o tu médico de cabecera. Ellos te proporcionarán un diagnóstico adecuado y te recomendarán el mejor curso de tratamiento.

Si bien algunos bultos pueden ser asintomáticos, otros pueden presentar síntomas adicionales, que deben ser tenidos en cuenta:

  • Dolor o molestia: El bulto puede estar acompañado de dolor o molestias en la zona afectada con dolor detrás de la oreja izquierda o derecha.
  • Enrojecimiento o calor al tacto: La piel alrededor del bulto puede enrojecerse y sentirse caliente al tacto.
  • Secreción o drenaje: En algunos casos, el bulto puede supurar líquido o pus.
  • Fiebre o malestar general: La presencia de fiebre o malestar general puede indicar una infección.
  • Pérdida de audición o zumbido en el oído: En situaciones más raras, un bulto detrás de la oreja puede afectar la audición.

Es esencial prestar atención a estos síntomas y buscar atención médica si persisten o empeoran.

¿Dónde puede formarse un bulto en la oreja?

La aparición de un bulto puede ocurrir en cualquier parte del oído, y su ubicación depende en gran medida de su causa. Por ejemplo, los quistes y los tumores suelen formarse en el oído externo o el canal auditivo, mientras que los colesteatomas se encuentran comúnmente en el oído medio. El oído interno, con su estructura intrincada y naturaleza delicada, tiene menos probabilidades de desarrollar bultos palpables. Sin embargo, aún pueden producirse anormalidades que se detecten a través de síntomas como la pérdida auditiva o el desequilibrio.
Doctora sonriendo a una anciana que le devuelve la sonrisa
Noticias, consejos y remedios para su salud auditiva

Mantente al día de las últimas noticias y consejos sobre salud auditiva y audífonos. Descubre todo lo que necesitas saber.

Consejos sobre salud auditiva

Diagnóstico para identificar bultos en los oídos

El proceso de diagnóstico para identificar un bulto en la oreja es una fase crucial para determinar el plan de tratamiento y manejo más adecuado para la afección. Este proceso consta de una secuencia de procedimientos, como el examen físico, pruebas de imágenes y, en ocasiones, una biopsia.

Examen físico

El diagnóstico de un bulto en el oído a menudo comienza con un examen físico. Este paso crucial y no invasivo permite al médico evaluar las características del bulto, como su tamaño, forma y posición. Utilizando un otoscopio, el médico puede inspeccionar de cerca el canal auditivo y el tímpano, buscando otros síntomas como dolor, secreción o problemas de audición.

Pruebas de diagnóstico por imagen

Cuando un examen físico no proporciona respuestas claras o el bulto no es fácilmente visible, las pruebas de imágenes se vuelven esenciales. Estas pruebas ofrecen una vista más profunda de la anatomía del oído. Una tomografía computarizada (TC), que utiliza rayos X, proporciona imágenes detalladas que ayudan a determinar el tamaño del bulto, su posición y su efecto en las estructuras circundantes, información vital para consideraciones quirúrgicas. Mientras tanto, una resonancia magnética (RM), que utiliza campos magnéticos, ofrece imágenes de alta resolución de tejidos blandos sin radiación, lo que es ideal para identificar los tipos de bultos y su relación con los tejidos circundantes.

Biopsia

En ocasiones, se hace necesaria una biopsia para obtener un diagnóstico definitivo. Esto implica tomar una pequeña muestra del bulto para su examen microscópico. Una biopsia determina si un bulto es benigno o maligno, lo que guía el enfoque de tratamiento.
Mujer con auriculares
¡Cuida tu salud auditiva ahora!

Reserva hoy una consulta sin compromiso.

Pide cita

Riesgos de no tratar bultos en el oído

Descuidar un bulto puede desencadenar una variedad de complicaciones.

A lo largo del tiempo, los bultos en las orejas no tratados pueden dar lugar a infecciones crónicas del oído, pérdida auditiva persistente y problemas de equilibrio. Estas condiciones pueden afectar significativamente la calidad de vida de una persona. Además, si se descubre que un bulto es canceroso, puede metastatizar a otras partes del cuerpo, lo que conlleva problemas graves de salud.

Por ejemplo, los quistes no tratados pueden infectarse, lo que conlleva dolor, hinchazón e incluso pérdida de audición. Los colesteatomas, un tipo específico de quiste cutáneo, pueden crecer y causar daño al oído y a las estructuras cercanas, lo que resulta en pérdida de audición, mareos y debilidad de los músculos faciales. Los tumores, benignos o malignos, también pueden aumentar de tamaño y ejercer presión sobre los nervios, lo que provoca pérdida de audición, trastornos del equilibrio y tinnitus (zumbido en el oído).

Los bultos en el oído, si no se tratan, en raras ocasiones pueden transformarse en tumores malignos. Por lo tanto, cualquier bulto en el oído debe ser evaluado por un profesional de la salud para evitar posibles complicaciones.

En resumen, un bulto en la oreja, aunque pueda parecer trivial, puede plantear graves riesgos potenciales y consecuencias para la salud a largo plazo. Por lo tanto, es fundamental buscar atención médica de inmediato si detectas un bulto en tu oreja. La detección y el tratamiento tempranos pueden ayudar a aliviar estos riesgos y prevenir posibles complicaciones.

Prueba de audición gratuita y cerca de casa

¿Quieres volver a escuchar? Concierta una prueba de audición en un centro cercano de forma gratuita y sin compromiso. Deja tus datos para que nos pongamos en contacto contigo y llevemos a cabo una prueba de audición gratuita en tu ciudad.

 

 

Los beneficios de EarPros:

  • Más de 700 centros en toda España
  • Profesionales de la audición especializados
  • Asesoramiento gratuito
  • Prueba gratuita del audífono durante 30 días

Utiliza un código postal válido.

Utiliza un código postal válido.

Gracias por ponerte en contacto con nosotros

Te llamaremos tan pronto como sea posible para concertar la cita.

Cómo prevenir la formación de bultos en las orejas

1. Higiene de los oídos

La limpieza regular de los oídos es fundamental para prevenir la formación de bultos. Al igual que otras partes del cuerpo, los oídos pueden acumular suciedad y bacterias que pueden provocar infecciones y bultos. Es recomendable limpiar suavemente el oído externo con agua y jabón suave. Aunque puede resultar tentador, es crucial evitar introducir objetos en el canal auditivo, ya que esto podría dañar el tímpano y empujar la cera más adentro, lo que podría causar obstrucciones o infecciones. Para aquellos con tendencia a acumular cera, las gotas o aerosoles de oído a base de solución salina pueden ser beneficiosos. Sin embargo, deben utilizarse con moderación y siempre bajo la orientación de un profesional de la salud.

2. Revisiones regulares y detección

Las revisiones médicas programadas desempeñan un papel fundamental en la identificación temprana de posibles problemas en los oídos, incluyendo bultos. Durante estas revisiones, los profesionales de la salud pueden detectar anomalías y, si es necesario, profundizar para determinar el problema. Detectar los bultos en los oídos de manera temprana ofrece una gama más amplia de posibilidades de tratamiento y generalmente una perspectiva más optimista. Además, las autoexploraciones pueden complementar estas revisiones profesionales. Al palpar regularmente la zona de la oreja y buscar orientación médica cuando algo no parece estar bien, las personas pueden detectar y abordar los bultos en los oídos en sus primeras etapas.

3. Medidas de protección

Los oídos, al estar expuestos, son susceptibles a factores ambientales que pueden desencadenar el desarrollo de bultos. Un factor común es la exposición excesiva al sol, que puede dañar la piel y aumentar la probabilidad de cáncer de piel. Para combatir esto, aplicar protector solar en las orejas o elegir sombreros de ala ancha al estar al aire libre puede ofrecer una protección efectiva. Además de la protección solar, es fundamental que las personas que participan en actividades con riesgo de lesiones en la cabeza, como ciclismo o skateboarding, siempre usen casco. Un casco bien ajustado puede ser fundamental para prevenir traumas que podrían llevar a la formación de bultos en los oídos.

Bulto detrás de la oreja: preguntas frecuentes

1. ¿Por qué me duele el bulto detrás de la oreja?

El dolor en un bulto detrás de la oreja puede deberse a diferentes razones. Si es causado por una infección, como un absceso, el dolor ocurre porque el cuerpo está reaccionando a la infección, y el dolor es una señal de que algo no está bien. Si el bulto es el resultado de un golpe o lesión, el dolor se debe al daño en esa área. En ambos casos, es importante consultar a un médico para saber la causa del dolor y recibir el tratamiento adecuado.

2. ¿Cómo quitar bulto en el lóbulo de la oreja?

No recomendamos intentar quitar un bulto en el lóbulo de la oreja por ti mismo. La razón principal es que no se debe realizar ninguna autoextracción sin una evaluación adecuada del bulto. Los bultos en el lóbulo de la oreja pueden tener diversas causas, algunas de las cuales podrían requerir atención médica. Además, intentar quitar un bulto sin la capacitación y el equipo adecuados puede aumentar el riesgo de infección o empeorar la afección. Lo mejor que puedes hacer es buscar la atención de un profesional de la salud, como un médico o dermatólogo, para una evaluación adecuada y orientación sobre el tratamiento.

Artículos relacionados

Joven mujer expresando dolor

Salud auditiva

Causas del dolor detrás de la oreja

Descubre más
Médico que realiza la prueba de nivel auditivo del paciente

Salud auditiva

Pinchazos o punzadas en los oídos

Descubre más
Médico sonríe a un paciente mientras sostiene audífonos

Salud auditiva

Ruidos de colores blanco, rosa y marrón

Descubre más
Chico tocando sus orejas rojas

Salud auditiva

Orejas rojas y calientes: causas

Descubre más